Dallmeier Logo

Hospital

No solo controlar la enfermedad: la seguridad también es una necesidad básica

La salud es el bien supremo del ser humano. Sin embargo, lamentablemente incluso el personal de un hospital tiene que ocuparse muchas veces de temas del todo diferentes: robos, conflictos causados por posibles errores médicos e incluso secuestros de bebés. Cada vez más, se utilizan sistemas de videovigilancia de Dallmeier para evitar que se produzcan situaciones como éstas o, por lo menos, para aclararlas de manera rápida y económica.

Protección perimetral
El sistema de vigilancia realiza su labor ya en la protección perimetral: las cámaras de alta resolución ponen su ojo en cada rincón y garantizan que ninguna persona penetre en el recinto sin permiso. En la mayoría de los casos es el conserje el que asume la tarea de controlar el sistema, ya que el software de visualización SMAVIA Viewing Client es muy intuitivo y fácil de manejar, de forma que no hay que movilizar además al personal de seguridad. La instalación permite también la conexión de un sistema de reconocimiento de matrículas para realizar de manera completamente automática el manejo de barreras y semáforos (por ejemplo en el parking o en las puertas de entrada).

Protección antirrobo
Lamentablemente no todos los presuntos "visitantes" están en el hospital para desearles a sus seres queridos una recuperación rápida. Las salas accesibles, y en la mayoría de los casos abiertas, son un objetivo atractivo de ladrones potenciales para sustraer objetos propiedad de la clínica o de los enfermos, algo que conlleva muchas veces graves pérdidas económicas para el hospital. Cámaras de alta calidad instaladas en pasillos, cerca de salidas de emergencia, de ascensores o en oficinas de pagaduría, proporcionan imágenes detalladas que muy frecuentemente conduce a una clara identificación del autor del hecho.

El SmartFinder – un sistema para la búsqueda inteligente de movimientos en la imagen – posibilita el rastreo rápido y eficiente de las secuencias de imagen relevantes. Otra ventaja de los grabadores de Dallmeier es el hecho de poder utilizar las imágenes grabadas como prueba ante un tribunal (certificación LGC Forensics).

Seguridad en la unidad de neonatología
Son recurrentes las noticias sobre casos de secuestro de bebés de las unidades de neonatología. Para que no sólo los bebés recién nacidos pasen sus primeros días dormitando en paz en sus cunitas, sino también para garantizar que los padres duerman tranquilamente, muchos hospitales apuestan por sistemas de videovigilancia. De este modo, ninguna persona puede entrar en las salas de los bebés sin ser vista. La flexibilidad de los sistemas permite además conectar el sistema de videovigilancia con un sistema de control de acceso para evitar un acceso no autorizado.

¿Error médico o no?
Tras operaciones fallidas o partos difíciles, frecuentemente surge la pregunta de si se ha cometido un error en la intervención o no. Gracias a la videovigilancia más avanzada se puede aclarar también ese tipo de discusiones de manera rápida e inapelable. Muchas veces se utilizan durante las operaciones sistemas de grabación digital para poder reconstruir más tarde toda la intervención. Por motivos higiénicos, el grabador no se encuentra instalado en el propio quirófano, sino en una sala separada en la mayoría de los casos. La protección de datos también está garantizada en cada momento: en las conversaciones para el consentimiento informado, que debe preceder a cada intervención quirúrgica, se informa de la posibilidad de grabación y el paciente mismo decide si la acepta o no.

Los sistemas de grabación digital de Dallmeier encuentran además su aplicación en otro sector médico muy sensible: el de la endoscopia. La endoscopia es un procedimiento diagnóstico para el reconocimiento de cavidades del cuerpo y órganos huecos como el estómago, el intestino grueso o la tráquea. De este modo, el médico puede descubrir enfermedades sin realizar grandes intervenciones quirúrgicas y, si es necesario, puede tratarlas inmediatamente.

Un endoscopio normalmente está compuesto por un dispositivo de iluminación con luz fría (para evitar daños en los órganos causados por el calor) y una cámara. Las imágenes de la cámara son visualizadas en un monitor, lo que facilita de manera significativa el trabajo del médico pudiendo ver éste los órganos importantes de forma clara y ampliada. Las imágenes son registradas al mismo tiempo en un grabador de Dallmeier para poderlas utilizar más tarde, por un lado, con fines diagnósticos (también por parte de médicos especializados que no hayan asistido a la endoscopia) y, por otro lado, como material de formación para futuros médicos.

Videovigilancia salvavidas
Los pacientes en la unidad de cuidados intensivos habitualmente no pueden dar avisos ellos mismos cuando su estado de salud empeora. La videovigilancia permite al personal observar los enfermos en todo momento – porque una reacción rápida por parte de los médicos que les tratan puede ser decisiva para sus posibilidades de supervivencia. También en las salas de reanimación se controla el estado de los pacientes fácil y cómodamente desde el cuarto de enfermeras.

Exigencias impuestas al sistema
Las exigencias impuestas a los sistemas de videovigilancia en hospitales son altas: fiabilidad y seguridad contra fallos, posibilidad de utilizar las imágenes grabadas ante un tribunal, manejo y control fáciles, flexibilidad y adaptabilidad. Muchos hospitales no disponen de los recursos financieros para cambiar de inmediato de una solución analógica eventualmente ya a un sistema de grabación digital. Debido a ello, Dallmeier ofrece la posibilidad de adaptar el sistema paso a paso, según las exigencias individuales de cada hospital. Gracias a su flexibilidad, los sistemas pueden ser ampliados sin problema alguno en el futuro.

Un número considerable de mecanismos de vigilancia (regulación dinámica del ventilador, vigilancia de la temperatura externa e interna, diagnóstico de módulos, vigilancia de tensión, y mucho más) garantizan la mayor estabilidad operativa posible y la más prolongada vida útil – y aseguran que el personal de la clínica pueda dedicarse en exclusiva al cuidado de sus pacientes.

Christian Bayer, de la oficina de ingenieros “Icb-Ingenieurbüro Bayer”, se muestra convencido de estas soluciones: “Los grabadores de Dallmeier son muy fiables y su sistema operativo basado en Linux garantiza máxima seguridad contra fallos. Además, Dallmeier fabrica todos los componentes en sus propias instalaciones, lo que supone que, incluso años después, se pueden suministrar sin ningún problema las piezas de recambio. Y todos los productos de la gama están perfectamente encajados entre sí.”